Virgilio y la diversidad

Rodolfo Martínez Martínez

1.- En el todo el mundo, como cada año, el 21 de mayo se conmemora el día mundial de la diversidad cultural, instituido con el propósito de dar visibilidad a las distintas expresiones étnicas y lingüísticas presentes en el mundo. En esa fecha los estados nacionales promueven las posibilidades de conocer, reconocer, valorar y respetar dichas expresiones.

Debido al profundo y extendido conocimiento dominante en el mundo al respecto, los Estados nacionales y los gobiernos que integran la Organización de las Naciones Unidas procuran establecer políticas públicas que favorezcan los objetivos de la Convención para la Protección de las Expresiones de la Diversidad cultural

México es integrante de dicha Convención; por tanto, el Estado nacional mexicano es garante de su cumplimiento en el ámbito constitucional de nuestro país. Paradójicamente, si bien México es uno de los países con mayor diversidad cultural, étnica y lingüística en el mundo, su población normalmente lo desconoce y, por tanto, está impedida para valorarla y, mucho menos, respetarla. Es importante destacar que las expresiones culturales de nuestro país han sido sistemáticamente destruidas, otras han sido ocultadas y otras fueron folclorizadas por el poder mediático, la cultura de masas y el consumismo. En el contexto mediático, la televisión de entretenimiento de masas se constituyó como su principal enemigo y destructor, en la medida en que se dedicó a ocultar y tergiversar los componentes de una identidad nacional culturalmente diversa, como la nuestra.

Aunque en México la televisión monopólica de la cultura de masas vernácula terminó imponiendo su imperio. Sin embargo, en los espacios televisivos independientes que persistieron en medios y espacios gubernamentales, especialmente en los llamados tiempos oficiales, durante las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado, apareció un periodista llamado Virgilio Caballero, quien con sus reportajes desde la Merced, para el programa Una canasta llena de…, patrocinado entonces por Consejo Nacional para la Protección del Salario, dependiente del Congreso del Trabajo y conducido por la actriz Margarita Isabel, nos dejó ver los inicios de lo que luego sería un estilo periodístico propio, perfilado para los medios de comunicación electrónicos, cuyo principal distintivo fue la visibilización de la diversidad cultural originaria, y en el que dio voz a los pueblos indígenas de nuestro país.

2.- Profesor normalista, antropólogo y periodista, Virgilio Dante Caballero Pedraza comenzó en el periodismo desde muy temprano en su vida, como integrante del elenco de un programa radiofónico infantil

Durante su carrera recibió las más altas distinciones: el premio nacional de periodismo y el premio de periodismo cultural, entre otros. Virgilio siempre se distinguió por su estilo crítico, sustentado en investigaciones rigurosas que contribuyeron a documentar un tramo importante de la historia mexicana reciente. Su enfoque periodístico dejó ver la vida de las comunidades indígenas y el valor cultural de los movimientos chicanos en Estados Unidos. A través de sus entrevistas, se abrieron los micrófonos para conocer las opiniones y los aportes de los periodistas más lúcidos de su época. Por su quehacer y su legado, el nombre de Virgilio Caballero está asociado a los de periodistas ejemplares, como Manuel Buendía, Miguel Ángel Granados Chapa o Francisco Martínez de la Vega, entre otros. Su profundo conocimiento del idioma español le dio elegancia y pertinencia a su expresión televisiva y radiofónica. Su carismático modo de comunicar hizo del periodismo de Virgilio Caballero una expresión distinguida de la comunicación nacional.

3.- Virgilio Caballero fue un profesional que construyó nuevos espacios comunicacionales en los que la diversidad cultural, étnica y lingüística de México fue incluida. Sus expresiones originarias llegaron a los públicos televisivos y radiofónicos locales y regionales a través de los medios que Virgilio contribuyó a crear, tales como el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, el Sistema Oaxaqueño de Radio y Televisión y el Canal del Congreso.

Virgilio llegó a la cuarta transformación después de haber sido diputado federal y luego diputado por el primer Congreso de la Ciudad de México. Ya no pudo ver la conclusión de muchos de sus proyectos y no pocos de sus sueños, pues en 2019 las aguas de marzo se lo llevaron de este mundo, en el cual siempre fue un adelantado; por eso, sus amigos y quienes lo queremos y respetamos pensamos que Virgilio no está muerto, pues su ejemplo y las iniciativas que impulsó están más vigentes que nunca. Por eso, desde este espacio le decimos: Virgilio, Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *