Por qué es mala idea vestir al paje negro de San Nicolás con ropas de noble español del XVI

Isabel Ferrer

San Nicolás regresa el 5 de diciembre a Holanda cargado de regalos, como es habitual, y con la misma polémica que le ha acompañado en los últimos años. La tradición más antigua dicta que el personaje que recrea al obispo de Mira (Turquía) llega de España en barco de vapor acompañado de sus pajes, que responden al nombre genérico de Zwarte Piet (Pedro el Negro). La tradición más reciente incorpora una variación. Los ayudantes del obispo, con sus labios rojos, tez oscura, pendientes dorados, traje moruno y gorro de plumas, se han convertido para algunas asociaciones en el estereotipo del esclavo. Y todos los años, por estas fechas, se empeñan en recordarlo.

Este año, el Ayuntamiento de Ámsterdam ha tratado de desinflar a los críticos ante la tradicional cabalgata del 19 de noviembre, que protagonizan san Nicolás y sus pajes. La idea del Consistorio era vestir a los Zwarte Piet con ropajes más suntuosos, como se supone que lo hacía la nobleza española del siglo XVI. Y así, envueltos en más terciopelo y, ya de paso, con las caras menos tiznadas, alejarlos del estereotipo del esclavo.

Pero la polémica, lejos de acabar, se ha incrementado.

“Ahora recuerda la época en la que los poderosos abusaban de los derechos humanos”. Las palabras son de Barryl Biekman, una política holandesa nacida en Surinam, la antigua colonia en el Caribe, que habla en nombre de la asociación que lucha por blanquear la imagen del supuesto icono del racismo.

A Biekman le parece que el nuevo atavío de Zwarte Piet recuerda la “opresión de la Corona española en los Países Bajos (…).

Pero los pequeños, en realidad, solo ven en la figura del paje a un tipo juguetón que no les castiga si han sido malos y reparte dulces y carga los regalos en un saco. Y cuyo poder de atracción, todo hay que decirlo, se deriva también de una vestimenta más atractiva que la indumentaria eclesiástica de san Nicolás, a pesar de que este monta un admirado caballo blanco de nombre Amerigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *