Editorial Número 18

Spread the love

En nuestros días, es preocupación central de científicos, ciudadanos comprometidos y activistas la conservación de la biodiversidad. En consonancia con ello, se nos informa sobre las especies animales y vegetales que están en peligro de extinción y se hace campaña para evitar que desaparezcan. Lo mismo ocurre con sitios naturales y vestigios arqueológicos catalogados como patrimonio material e inmaterial de la Humanidad.

Para nuestro país, tan importante como el cuidado de estos activos, debe ser la preservación de la riqueza que representan las etnias que lo pueblan, sus rasgos distintivos, sus lenguas , sus expresiones artísticas, sus tradiciones y, en suma, sus expresiones culturales.

En este contexto, y en coincidencia con el segundo aniversario de nuestra publicación, este número está dedicado al tema al que cotidianamente damos seguimiento y que buscamos difundir con la mayor amplitud posible, en el marco del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, que se celebra el 21 de mayo.

En un artículo sobre este tema, Fernando I. Salmerón Castro recuerda que “esta fecha fue instituida por la Organización de las Naciones Unidas con el propósito de impulsar el reconocimiento y la valoración de la diversidad cultural, y para que todos aprendamos a ‘convivir’ de una mejor manera, de forma tal que seamos capaces de reconocer el derecho que todos tenemos a mantener nuestra lengua, nuestra cultura, nuestras costumbres y tradiciones, a desarrollarlas y compartirlas sin ser discriminados por ello y sin que nos veamos obligados a dejar de ser lo que somos para aspirar a los beneficios del desarrollo”.

También publicamos un texto de Rodolfo Martínez Martínez, en el que el autor advierte sobre “la asimetría abismal de la modernidad vernácula que coloca de un lado a la oligarquía nacional detentadora de la concentración de riqueza más alta del mundo y, del otro, a las expresiones de la diversidad cultural, étnica y lingüística de nuestro país, acechadas permanentemente por la desposesión de sus territorios y saberes, mediante actos de etnocidio, genocidio y ecocidio, como por la acción de caciques voraces”.

Asimismo, ofrecemos a nuestros lectores un panorama de lo que ocurre en un mundo caracterizado por un entorno cada vez más diverso.

Sirva, pues, la conmemoración del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo como inmejorable pretexto para difundir la importancia de conservar lo que nos enriquece, distingue y diferencia: los rasgos distintivos de nuestra identidad, nuestras lenguas, nuestras tradiciones y las distintas expresiones culturales y artísticas que coexisten en nuestro país y en el resto del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *