Cómo combatir los prejuicios hacia las personas con obesidad

Paul Rogers

Hace poco una amiga mía muy delgada me confesó que “no puede estar cerca de la gente gorda”. Su reacción es casi instintiva y provoca que evite contacto social o profesional con gente realmente pasada de peso. Aunque no puede señalar con exactitud la causa de su actitud, dice que ha sido así desde que tiene memoria.
Y no está sola. Hace décadas los investigadores descubrieron que el prejuicio hacia el sobrepeso, acompañado muchas veces por una discriminación excesiva y situaciones de acoso, puede tener su origen en la infancia, a veces, desde los tres años.
Los sentimientos de rechazo quizá no sean evidentes para quienes los sienten; sin embargo, pueden influir sobremanera en el comportamiento de la gente. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Duke reveló que “el prejuicio implícito contra el sobrepeso” en niños de 9 a 11 años era tan común como “el prejuicio implícito contra la raza” entre adultos.
La autora principal de la investigación, Asheley C. Skinner dijo que los prejuicios de los que la gente no está consciente podrían predecir sus comportamientos incluso mejor que el prejuicio explícito. Trazó los orígenes de este comportamiento con respecto al peso de niños pequeños y adolescentes dentro de las familias en las que crecieron, así como en la sociedad en general, lo que potencia los ideales culturales de ultradelgadez y la culpa de la gente por su gordura.
Continuar leyendo en New York Times en español:https://www.nytimes.com/es/2017/08/29/como-combatir-los-prejuicios-hacia-las-personas-con-obesidad/?em_pos=small&emc=edit_bn_20170829&nl=boletin&nl_art=3&nlid=81261860&ref=headline&te=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *