Placer y amor

Entre el placer y el sufrimiento: Asistentes sexuales para personas discapacitadas

¿Crees que el sexo es un tema tabú en nuestra sociedad? Imagínate lo que puede ser la vida sexual para las personas con discapacidad

La asistencia sexual para personas con discapacidad es el espacio de intersección entre la asistencia personal y el trabajo sexual (FOTO ESPECIAL) La sexualidad siempre ha sido un mito, el cual se vuelve exponencial si se le relaciona con personas discapacitadas, a quienes por falta de conocimiento se les llega a considerar como asexuados. Sin embargo existe algo que es del conocimiento de pocos: los asistentes sexuales para discapacitados. Antes de estigmatizar el termino y relacionarlo con prostitución, es importante saber que en el 2016 se llevó a cabo una convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad quienes no deben ser privadas de la oportunidad de experimentar su sexualidad, tener actividad sexual o procrear en «igualdad de condiciones» que el resto de personas sin discapacidad.

Así es como surge Tandem Team en Barcelona, hace de mediador para que la persona acompañante y acompañada puedan conocerse antes de la sesión y, además de valorar sus respectivos deseos, lleguen a los pactos privados que regirá su encuentro íntimo. Para poder acceder a este protocolo se necesita ser mayor de edad y tener el certificado de discapacidad. El fundador de la asociación es Francesc Granja, es hemipléjico y está convencido de que una caricia, una mirada o el roce de un dedo pueden dar el mismo tipo de placer a un individuo con discapacidad en función del momento, de la persona o del lugar donde se realicen.

Su experiencia personal fue el detonante que lo llevó a pensar en las necesidades sexuales de una persona con discapacidad. En algún momento, Granja pensó que, al no tener erecciones, «nunca más volvería a ser capaz de dar ni recibir placer. Me descarté como persona sexuada»

Aunque al principio se «estrelló» contra numerosos patrones sociales impuestos, poco a poco se dio cuenta de que «podía disfrutar de una sexualidad de otra manera, con más caricias, con más besos, con más relaciones emocionales con las personas. Tuve experiencias de sexualidad muy trascendentes».

El hoy presidente de Tandem Team Barcelona es claro: «la sexualidad es algo individual y singular. El problema es que determinadas personas con diversidad funcional que tienen unas limitaciones importantes, no pueden acceder a la sexualidad porque no pueden salir a la calle y necesitan que alguien venga a sus territorios.

No proponemos que lo genital es malo, proponemos que cada uno descubra su propia sexualidad». Y pone como ejemplo su caso. Granja afirma que ha tenido experiencias sexuales «donde con el roce de un dedo he conseguido conectarme y sentir placer porque hay una conexión tan fuerte con esa persona que trasciende a lo genital».

No se trata, pues, de sustituir sino de adquirir una nueva sexualidad, de permitirse la exploración y reafirmar que el ser humanos es sexuado, desde el momento en el que nace.

https://lasillarota.com/asistentes-sexuales-personas-discapacitadas-placer-sexo-sufrimiento/237765

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *